jump to navigation

Análisis de la política chilena – Mayo 2009 mayo 12, 2009

Posted by surcos in Opiniones.
Tags:
trackback

En el escenario irrumpió con fuerza Marco Enríquez-Ominami, y está haciendo mucho ruido, convocando a los jóvenes y logrando apoyos importantes. Las últimas encuestas telefónicas lo dan con apoyos superiores al 10%, llegando al 17% en Santiago. Lo de Marco podría ser un buen signo, o síntoma de lo que pasa debajo, en “la sociedad” y como tal, puede profundizarse pero también es posible que se desinfle.

Y lo que pasa por debajo explica también las trayectorias de los otros dos candidatos, Eduardo Frei y Sebastián Piñera.

Vamos por partes, Piñera viene con una trayectoria “a la baja” en las encuestas. Su mejor escenario, que era ganar en primera vuelta, ya esta prácticamente descartado.

En los otros tres escenarios, dos son negativos: ganar la primera vuelta pero tener que ir a segunda y perder con la sumatoria del resto-del-mundo contra él o salir segundo en primera vuelta y hacer un papelón en la segunda vuelta (menos probable); y un ultimo escenario positivo, ser primera minoría en primera vuelta y ganar por poquísimo margen en segunda.

La evaluación de esos tres escenarios, está obligando a su socio en la Alianza, la UDI, a repensar su apoyo incondicional a un solo candidato, pues además de que aumentan las chances de no ganar, mucho mas en riesgo se ponen los cupos parlamentarios y sobre todo, se desdibuja el rol y el negocio de la UDI en apoyar a Piñera. Dado que el clamor de las bases es “dar paso a las nuevas generaciones”, a la UDI le conviene poner un candidato joven propio, como José Antonio Katz u otro, que perfile al partido, le de mística y base parlamentaria, lo identifique con nuevos aires y mida el potencial electoral en primera vuelta, contra Piñera, con el compromiso de apoyarse en segunda vuelta.

Algo así, sería casi letal para la campaña de Piñera aunque tal vez no sea tan negativo frente a la segunda vuelta. En todo caso la UDI y RN, mantienen vivas estas poderosas contradicciones. Del lado de Frei, la cosa también es difícil. El gran atributo de Frei, de frente a la crisis económica y el futuro de Chile, era su previsibilidad y la certeza de “no hacer mas daño”. Frente a un escenario de crisis económica, opciones conservadoras, o que no agraven los problemas, tienen adhesión. También ayuda que sea un presidente comprobado.

Sin embargo, cada día más, la opción se ve como insuficiente, y para quienes ven la crisis como una oportunidad y se sitúan desde un nuevo Chile que “ya voto a una mujer presidenta”, Frei no les genera entusiasmo, es retroceder a una casilla “segura”, con una actitud tímida y miedosa. Quieren más y este señor cool (o chili) que es Frei, no les asegura “más”. Entonces, quién empezó con tímidos números en encuestas, llegó con esfuerzo, y en el vacío de otras opciones al 30%, hoy se ve perjudicado por un juego de tenazas desde el “cambio-conservador” (o restauración) que es Piñera y el “cambio-progresista-riesgoso” que es Marco Enríquez-Ominami. Y no tiene herramientas conceptuales, personales, ideológicas para cambiar de rumbo (y si lo intentase, posiblemente lo haga mal).

En esta película, el sector progresista de la Concertación, que ve a Frei como un mal menor en beneficio de un nuevo gobierno, cada vez se hace más la distraída y afloja la fuerza del trabajo, comienzan fisuras, comentarios y fugas hacia la candidatura de Marco, que representa el espíritu joven e inquieto de cualquier fuerza de centro izquierda. Y eso es muy malo para el candidato. Con todo, tiene a su favor que la Democracia Cristiana es disciplinada y tiene una buena base electoral (15-20% asegurado); el gobierno, que si no comete errores, le suma a favor; los partidos políticos y parlamentarios, que tienen mucho poder de dañar a Marco y sobre todo pueden empujar votos y voluntades y el atributo de “garantizo no mas daño” que ni Piñera ni Marco pueden mostrar.

Marco es un monstruo de la televisión, es un rock star y mueve mucha gente a su alrededor, pero aun tiene que lograr pelear muchas batallas formales (renuncia al partido, lograr las firmas que lo apoyan, tener candidatos a diputados y senadores fuertes que traccionen en regiones, financiamiento, y aguantar los embates del gobierno). Creo que por ahora tiene un techo, y si demuestra que puede romper algunas de las barreras antes citadas, puede ser que la gente también piense que perforará el techo. Marco también debe ganar batallas informales y convencer (se) de que no está actuando el mejor papel de su vida (como cuando todos creímos que Pacino era un mafioso italo-americano). Lamentablemente para él, solo el periodo post electoral servirá como prueba fehaciente, mientras tanto, lo hace a su manera.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: