jump to navigation

El viejo abril 29, 2009

Posted by surcos in Opiniones.
trackback

Por Crhistian Austin

Raúl, Don Raúl, Doctor. Así nos referíamos a él en su propia presencia. Entre nosotros, era “el viejo”.

Lo sentíamos nuestro abuelo político. La relación con nuestros padres políticos era pésima. Inestable. Los veíamos llenos de errores, de agachadas, de traiciones. Astutos y hábiles pero muy mañosos. Los admirábamos mucho pero manteníamos la íntima convicción de que a la hora de elegir, ellos no nos dejarían pasar.

El viejo era diferente. Tan hábil y astuto, mañoso como el que más. Pícaro con su sonrisa campechana, que no se le fue nunca, pero mucho más entero. Menos doblado que el resto de su partido. Que todo el resto.

A Don Raúl le gustaba jugar todas las partidas. Se entretenía igual con una interna local, en una circunscripción perdida de La Pampa como con una gran confrontación a escala nacional. Y se las sabía todas, era asombroso –asombroso- verlo al teléfono o reunido con un grupo de dirigentes de tercera o cuarta categoría, poroteando y armando un entramado, conociendo a infinidad de dirigentes, amigos y no tanto y sabiendo cual era la talla de los zapatos de cada cual. Argentina es grande, tiene muchos pueblos y ciudades. El Doctor tenía amigos, conocidos, una pregunta sobre algún familiar conocido y una historia para contar en cada uno de ellos.

Sus furias y rabietas también eran dignas de mención. Haber sido testigo de alguna de ellas, cuenta a estas alturas como un secreto privilegio. Pero a sus nietos, estas rabietas no nos ponían tan incómodos. Nos daban un poco de risa (que no demostramos abiertamente) y nos permitían tomarle el peso a los asuntos sobre los que divagábamos. A fin de cuentas, el cascarrabias era nuestro abuelo. El viejo.

La trama secreta, con caracteres iniciáticos, que significaba para todos nosotros conocerse algunos datos, era motivo de fanfarroneos y arrogancias. El nombre de pila del custodio, Danielito. O el teléfono que atiende Margarita, o ser invitado a calle Santa Fe (al 5°? o al 8°?). Salir por el estacionamiento de la vuelta “para no ser visto”… que honor.

Estos días de tranquila tristeza me traen muchos recuerdos. Cuantas cosas, cuantas cosas hice en mi vida por Raúl Alfonsín!

En el ’91, armamos un acto en un pueblo cerca de Rosario. Si no me equivoco, fue su primera aparición pública después de un par de años de auto impuesto ostracismo. Su discurso, por aquellos tiempos, tenía por motivo repensar los últimos tiempos de su gobierno y reivindicar su salida anticipada. Era humilde en las causas y se cargó de enormes responsabilidades sobre el fracaso en el control de la inflación, el plan Austral y las dificultades del país. Hoy, cualquier comentarista afirma lo que por aquellos tiempos era un sacrilegio, sostener que había sido víctima de un “golpe de estado económico”. Hasta sus detractores se saben de memoria la fecha, 6 de febrero. Los nietos lo sabíamos.

Por esa época, aprendimos el concepto de ética de la responsabilidad. Y matizamos las acusaciones que recibía por parecer tibio frente a los carapintadas; su tozuda convicción de no involucrar carne de cañón civil para defender la democracia era una buena idea. Ese proceso de reaparición pública termino un tiempo después con un acto masivo en Autopista Center. El viejo estaba rejuvenecido, con su cabello y bigotes cuidados, un notorio mejoramiento de su condición física y delgado! Y dale Flaco, dale, dale flaco! Cantábamos eufóricos. El menemismo ya mostraba su peor cara. Su carácter corrupto y regiminoso. Alfonsín era quien con mas vigor y fuerza señalaba el tétrico camino por el que transitaba la Argentina y poco a poco se reencontraba con sus bases, con la gente que lo quería pero aun estaba enojada por su periodo de gobierno.

El viejo lleno un espacio enorme de la política argentina del menemismo que lo condujo a la reforma constitucional y posteriormente a la génesis de la Alianza y la victoria de De la Rúa.

Personalmente, me siento protagonista de ésa época. Un actor secundario. Casi un extra. Pero estuve en esa película.

El viejo nos acompaña al ascensor. Vestido con una camisa con rayitas, corbata bien ceñida en el cuello arrugado, blando y un gastado cardigan azul. Estaba en su casa, contento. Después de la siesta, había conversado por teléfono con su amigo Sanguinetti.

Nos abraza con cariño y afecto, nos da su mano, firme pero ya temblorosa y nos despide con palabras de aliento y buenos deseos. Chau Raúl, cuídese. Chau viejo. Chau.

Anuncios

Comentarios»

1. Mili Rodríguez Villouta - julio 6, 2010

Entrañable. Todo un perfil de vuestro viejo. Yo lo había leído en una cadena de mails reenviada por mi amiga Isabel, de Rosario.
Mili


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: