jump to navigation

Enchúlame la escuela!! (Pimp my school!) enero 6, 2008

Posted by surcos in 1.
Tags:
trackback

En un inesperado y grato e-mail, Pedro Hepp nos contaba algo que lo tenía orgulloso. Con pocas vueltas y sin usar lenguaje técnico o académico, contagiaba ganas de ayudar, de copiarse, de lograrlo: “Se puede! Se puede!” dijo, muy ufano. Escuché hablar del Sr. Hepp, buscando información dura sobre la situación de la educación en Chile. Me parecía raro que habiendo buenas bases de datos, no hubiese ya trabajos en hacerla digerible para todos.

TIDE, la compañía de la que Hepp es Presidente, desarrolló el Observatorio de la Educación Chilena, una herramienta que permite visualizar info de todos los colegios, de todas las regiones y cruzarlos con datos socioeconómicos y resultados de prueba SIMCE. Simplemente muy bueno. Qué hicieron que estás tan optimista, le pregunté acicateando? “el año pasado tomamos la ‘peor’ escuela de Chile”, la escuela San Francisco de Cunco Chico, de la comuna de Padre Las Casas, “que obtuvo el más bajo puntaje SIMCE en lenguaje (152) y matemática (128) de 4º básico”. Cuánto? exclamé pensando en una confusión. “Si, escuchaste bien: 128, prácticamente la mitad de lo que sacaría una escuela mediocre.”

Cuesta visualizar una situación como ésta, en un país que ha ingresado en la OCDE, mastico con ironía. “Piensa tu que es una escuela rural de 100 estudiantes mapuches, altamente vulnerables y baja autoestima. La recibimos en agosto del 2007, en un estado pedagógico, anímico y de infraestructura, deplorables. Más de la mitad de la escuela, de 1º a 8º básico, era analfabeta y con graves déficit en matemática”, dice Pedro mientras agrega con tristeza “es una vergüenza que Chile tenga decenas de estas escuelas para educar, perdón, para alimentar no más, a miles de niños pobres – se corrige – pues la JUNAEB sí funciona. Es una situación de impunidad total y un caldo de cultivo para la amargura, la desesperanza y más pobreza.” “Nosotros decidimos aplicar la receta básica de las escuelas eficaces, cambió la directora y priorizamos animar a los profesores y niños. Con los niños hicimos talleres de todo tipo, TIC, arte, malabarismo, robótica, deportes, música, etc. Los hicimos trabajar harto y sentir el gusto por el logro y por aprender. Además tuvieron un intenso reforzamiento en lectura y matemática.” Cuenta quién es también Director Ejecutivo de la Fundación Educacional AraucaníAprende, la organización que impulsa la iniciativa y que busca apoyar los esfuerzos del Ministerio de Educación por mejorar la calidad educativa en La Araucanía, a partir de un trabajo público-privado, cuyo foco son los sectores más pobres y de menores rendimientos educativos de dicha región, según su website.

Pedro dice que necesitan contar con los profesores para cumplir con los objetivos de mediano plazo, como se lee en la misma presentación: que todos los estudiantes de 4º Básico sepan leer, escribir y usar las 4 operaciones aritméticas, acorde a lo esperado para este nivel; es decir, ‘normalizar’ los aprendizajes como base para el desarrollo educativo de los estudiantes. Después, ayudar a todos los actores comprometidos con la educación regional para salir del último lugar educacional que ostenta La Araucanía. “Con los profesores trabajamos en talleres de cómo enseñar a leer y cómo enseñar matemática y trabajamos mucho para elevar sus expectativas en los niños y sentirse eficaces.” Me iba haciendo una idea de cómo sería el trabajo. Mucha motivación y creerse el cuento, salir del pozo. Rodear de mística y relato al esfuerzo, dotar al equipo de un sentido de misión inquebrantable. Pero alcanza con la animación? “No, no solo animación” Pedro nos cuenta que también convocaron a un “empresario ‘que se enamoró de dar’, quien hizo pintar toda la escuela, tapó goteras, iluminó y puso calefacción con leña en todas las salas; privó al patio del histórico barro, compró libros nuevos, computadores; dio agua a los baños: lo que implicó que un camión de su empresa vaya a dejar agua día por medio. Niños sin piojos y un largo etcétera. Hoy es otra escuela. Los recreos están llenos de risas” y el gesto de satisfacción de Pedro es indisimulable. “El empresario les dijo un día a todos los niños, frente a los profesores y sus padres: yo soy empresario, hagamos un negocio: yo les ayudo a tener una escuela de excelencia si ustedes me pagan con esfuerzo y con aprendizajes. –Por la flauta!, funcionó el negocio! Bueno, también sirvió que rezáramos para que saliera del último lugar.” sostiene.

Le pido a Pedro que me cuente el final de la historia. “El resultado es que la escuela subió 50 puntos en lenguaje y 57 en matemática. Estuvo entre las 50 que más subieron en el país” dice con entusiasmo. “Ya es ‘casi’ normal, nos falta subir otros 50 puntos y llegamos. Pero lo mejor es que los profesores y la Directora ahora quieren más, mucho más. Los niños le tomaron el gusto al éxito y ya se insinúan algunos talentos.”…que tanta falta hacen, pienso para mis adentros. Me alejo con varios interrogantes, que igual son útiles a la hora de pensar las diferentes maneras de encarar un problema en el que, al menos en apariencia, estamos todos de acuerdo: el problema de la calidad. ¿Es posible hacer un abordaje sistemático y enchular todas las escuelas en problemas? Si parece más o menos fácil, y accesible en términos de recursos económicos, ¿por que no se hace a gran escala? Una vez realizado el trabajo inicial, ¿como se sostiene en el tiempo? ¿Requiere de la presencia de ésta motivación externa siempre? ¿O podrá por el contrario continuar un camino sostenible en el tiempo? ¿Con que límites nos estamos topando? ¿Cuan importante es el involucramiento y la ‘animación’ de la comunidad educativa, y no solo una parte de ella, para que el proceso de educación comience a transitar un círculo virtuoso de progresos y contención?

Hace años ya, que el movimiento Sem Terra de Brasil insiste en el valor de la belleza en entornos de pobreza, sosteniendo que lo bello mejora la calidad de vida. Tener un lugar bonito, calentito en invierno y fresco en verano, con las capacidades mínimas como agua en el baño, debería ser un piso bajo el cual ninguna escuela de Chile debería ser tolerada. Tendremos que persistir en el esfuerzo de hacer intervenciones focalizadas, eficientes y eficaces mientras de una vez por todas tratamos a la educación como un derecho universal y procuramos su distribución en tiempo y forma a todos los niños y niñas de Chile, cueste lo que cueste?

“Mi conclusión” dice Hepp para ir cerrando “es que es posible normalizar una escuela muy pobre en poco tiempo, con poca plata y con una buena actitud de la comunidad, dejándola en un piso de dignidad mínima. Se puede, se puede!!!” insiste.*

* Reconstrucción libre basada en un e-mail que Pedro Hepp envió en el mes de junio a distintas personas. Ha sido publicado en distintos medios escritos.

<!– –>

Comentarios

1. Francisco Urrutia – 6 Agosto 2008

Hay una pregunta que para mi es clave en todo este relato, para sacar esta historia de una simple anécdota. ¿puede hacerse esto en forma sistémica?
La experiencia que hemos tenido en Chiloé es desde la provocación de un cambio cultural en todo el grupo de profesores de un colegio. Lo hicimos en el IER (Instituto de Educación Rural) de Castro con todos los profes, del director para abajo.
Y lo que pasó es muy simple, les pasó algo personal a los profes, que los llevó a “volver a creer” en ellos mismos y en declararse aprendices permanentes y acompañadores de los procesos de educación de cada uno de sus alumnos. Fue un proceso de 1 año, sistemático, con nuevas herramientas personales y profesionales y con puesta en práctica en las salas. Se declararon responsables primarios del destino educacional de cada uno de sus alumnos. Dejaron de cortar afuera, buscando un culpable “en el sistema”.
Los alumnos les preguntaban: “qué les pasa a los profes que andan tan distintos?”
Vovieron a creer.
Mientras los profesores no vuelvan a creer que es posible, no importa cuantas lucas le metamos al asunto, si es con lucro o sin lucro.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: