jump to navigation

La elección de Santa Fe septiembre 4, 2007

Posted by surcos in Opiniones.
Tags:
trackback

Viví durante 10 años en Rosario, provincia de Santa Fe. La ciudad, gobernada por el Partido Socialista Popular (PSP). Caballero y Binner. No llegué hasta la era Lifschitz.
El PSP, era un pequeño partido a nivel nacional, pero muy poderoso en Santa Fe, y su bastión histórico, era y sigue siendo, Rosario. La ley de lemas impulsada por el peronismo fue clave para escamotearle mayores participaciones a nivel provincial y junto con el Partido Radical, fueron quitados del camino a la gobernación por el Partido Justicialista, quien impuso gobernadores escasamente votados, como Obeid.

La principal característica del PSP, fue su modelo de organización, el cual pudieron mantener, no sin disputas, aun manejando el poder en la ciudad. Trabajadores, consecuentes, con sólidos principios pero pragmáticos a la hora de hacer política, y con una gestión que superaba la mediocridad conocida. Tuvo episodios memorables como la pelea con Caballero, en esa época intendente, quien comenzó a utilizar prácticas políticas menemistas y fue separado del partido (aunque se mantuvo como intendente hasta el final de su mandato). El PSP se fue del gobierno y dejó poder, la siguiente elección regresó de la mano de Binner.

Binner no es simpático ni cálido, pero parece que es buen tipo. Es médico. Conocí a tres de sus hijos en la facultad de medicina. Yo ayudaba a mis compañeros de militancia de la Franja Morada Medicina. Los Binner eran muy buenos estudiantes y también buenos militantes. Tampoco eran simpáticos ni calidos, pero parecían buenas personas. Como casi todos los militantes del PSP, su racionalidad era matemática, posiblemente legado de las generaciones de militantes de Ingeniería. La salud pública y la cultura han sido los caballitos de batalla para éste partido político.

El domingo pasado, la ciudadanía de Santa Fe los apoyó para que gobiernen una de las provincias mas ricas, poderosas y con mas habitantes de Argentina. Lograron también liderar una coalición política integrada por sectores mayoritarios del radicalismo, el ARI y grupos de izquierda.

La importancia de este acontecimiento político

Además de alegrarme el triunfo de Binner (muchos amigos entrañables se la han jugado en la coalición), pienso que es uno de los datos mas relevantes en el escenario político posterior a la debacle del 2001.
Cuando el sistema político argentino colapsó, el peronismo ocupo todo el espacio posible con una habilidad indescriptible.

La UCR implosionó por sus propias contradicciones internas, su ambigüedad frente a la realidad y sus dificultades éticas. De los pedazos de la UCR, no quedó ninguno con real capacidad de mayorías y ánimo de construir frente al peronismo. Además dudo que el pueblo argentino vuelva a confiar un gobierno nacional al radicalismo.

La centroderecha de Macri y López Murphy, son un incipiente polo de atracción política, que ha congregado a muchos peronistas no Kirchneristas junto a la derecha histórica. Tampoco traen novedades.

El ARI de Carrió, aun no logra superar su propios límites, y no ha podido solidificar sus cimientos políticos ni proyectar algun liderazgo distinto del de su fundadora. El insignificante peso electoral y el aislamiento de la provincia de Tierra del Fuego, hace imposible pensar en su flamante gobernadora ARI (ex PSP de Rosario!) fortaleciendo un liderazgo nacional.

En este escenario, si uno puede imaginar gobiernos peronistas hasta el fin de los tiempos. Inteligentemente Kirchner ha cooptado y extorsionado a sectores hambrientos del radicalismo, tiene hipnotizada a cierta izquierda que le compra el discurso de los derechos humanos y elabora sus teorías en torno a la contradicción pueblo-antipueblo, y naturalmente el peronismo: esta casi todo con él. Dentro del peronismo, el poder K tampoco tiene rivales de categoría presidencial.

Por todo esto, el triunfo en una provincia como Santa Fe, del Partido Socialista Popular, podría dar inicio una articulación opositora que para el final del inexorable gobierno de Cristina Fernández, esté al menos en condiciones de levantar la voz y facilitar, como una de sus bases sólidas, la emergencia de una nueva estructura de partidos políticos en la Argentina.

Si Kirchner tiene éxito en su intento de destruir el partido justicialista para convertirlo en un nuevo partido integrado por el histórico peronismo y sus nuevos aliados (UCR hambrienta e Izquierda); la Centroderecha se articularía en torno a la figura y la gestión de Macri en Buenos Aires.

El resto del espectro político podría revivir en torno a Binner, con Carrió y la UCR que no baja las banderas, detrás. Sería el histórico espacio de centro no peronista y centroizquierda.

Por ahora, tendrán que consolidar el Frente Progresista Civico y Social en Santa Fe, dotarlo de organicidad y promover su estructuración en el largo plazo; tendrán también que hacer una buena gestión provincial evitando los ahogos financieros del gobierno nacional y soportando el retorno a las barricadas opositoras del peronismo santafesino. Ya vendrá el tiempo para articular algo a nivel nacional.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: